Imprimir esta página

Cata vertical de Pintia

Escrito por  Roberto G. Corona
Cata vertical de Pintia

El Club Lúculo organizó recientemente una nueva cata de vinos. Para esta ocasión nos dispusimos a realizar una cata vertical de Bodegas Pintia, una bodega considerada de referencia de la Denominación de Origen de Toro.

La bodega es propiedad de la solariega bodega de Ribera del Duero, Vega Sicilia. Se realizó con botellas que hemos ido comprando a lo largo de estos años guardándolas en bodega hasta el momento de su cata. Se probaron todas las añadas faltando la última 2008 y la primera de la bodega 2001.

Las expectativas eran muy altas, es una de las bodegas que había levantado pasiones cada vez que se ha presentado en una mesa —de hecho, es la marca de la que más botellas guardo en mi bodega personal—. Hoy queríamos ver como evolucionaban las diferentes añadas en botella. Podemos resumir como decepcionante la experiencia, quizá por tan altas expectativas. La cata se realizó ciega sin estar ordenadas por añadas para forzar a los catadores a un mayor esfuerzo sensorial para analizar cada una de las muestras.

pintia-2

Pintia 2002. Fue la botella mejor puntuada de entre todas obteniendo un 81,60 sobre 100.  De capa alta con ribete todavía muy vivo se mostraba en nariz muy fresco con toques vegetales y de sotobosque con fruto negro. De tanino pulido y elegante, muy equilibrado y largo en el postgusto.

Pintia 2003. Fue la botella peor puntuada  con un 63,75. Se mostraba mayor reducción en la capa pero de color todavía vivo. Era muy plano en nariz, quizá algo cerrado aunque no evolucionó a lo largo de la cata. Aromas licoroso, en boca desequilibrado y algo oxidado. Se discutió en la mesa si estaba en condiciones y se aceptó la muestra como buena.

Pintia 2004 obtuvo un 68,75, presentaba buena capa con aromas frutales, con presencia de fresones, toques ahumados de la barrica, sotobosque y mentolados. En boca, en cambio, se mostraba alcohólico y mucha presencia del tanino de la madera, dando demasiada astringencia al vino. Se mostraba sobremaduro.

Pintia 2005 con un 74,75 quedando en tercer lugar. La buena presentación de los vino en cuanto cuerpo y capa fue común en todas las muestras siendo poco apreciable la evolución en la botella de las diferentes añadas. Se mostraba algo herbáceo  con mucha presencia de la madera. algo parco en primarios. En boca daba bastante alcohol y resaltaba el tanino de la madera.

Pintia 2006 situada en el segundo lugar con un 81,50. La nariz era la más compleja con tinta china, gominolas, chocolate after eight y rosas. La mejor nariz de la cata. en boca se mostraba potente y con bastante capacidad de guarda. Quizá el más largo de todos los vinos catados.

Pintia 2007 se le puntuó 78,50. Muy plano en nariz con aromas florales. La boca era elegante aunque se mostraba algo evolucionado chocando con la marcada tanicidad.

pintia-3

En resumen, quitando el 2002 el resto se puede afirmar que no han evolucionado muy bien en botella siendo mejor la consumición en edades tempranas. Quizá el 2006 pueda tener mayor duración pero no las demás añadas. Una pequeña pena.



Valora este artículo
(0 votos)