Imprimir esta página

Auténtico producto trapense

Escrito por  Fernando Terán
Auténtico producto trapense

Nada más servir la belga Chimay Roja una gruesa espuma se instala en su parte alta, mucho más tarde nos daremos cuenta de su enorme persistencia y de que casi ha estado acompañándonos durante toda la degustación. 

De raíces trapenses, su velada limpidez ayuda a que sus tonos dorados mate se parezcan más al marrón cobrizo que al rojo anunciado por su propio nombre. Olfativamente son evidentes los aromas horneados y tostados del cereal y la malta junto con los toques florales del lúpulo. No tan claros, fruto de las levaduras, una primera y alta fermentación, más una segunda ya en botella, hay esteres afrutados de melocotón y manzana. Antes de irse, deja más frutos rojos y flores.

chimay-2

En boca todo este popurrí de cereal horneado, pan tostado, fruta y fruto seco provoca un arranque dulce. Pero poco a poco, de forma carnosa y untuosa  va moldeándose hasta alcanzar un equilibrio sobrio.  Como remate final, hay una fina pero evidente chipa astringente que deja constancia de la principal cualidad gustativa de la cerveza y transmite una agradable sensación sedosa.

Algo tenía que tener para ser una de las únicas seis cervezas belgas cualificada como auténtico producto trapense. Bueno, voy a dar otro trago y seguir recreándome con  la Selección Española.

© Fernando Terán
Catador de cervezas




Valora este artículo
(0 votos)