Imprimir esta página

Valle del Ródano: un tesoro para descubrir

Escrito por  Roberto G. Corona
Valle del Ródano: un tesoro para descubrir

Descubrir nuevas zonas de elaboración de vinos es siempre una aventura apasionante, no solo buscas reconocer las características de sus suelos o sus viñas, o los aromas más característicos de sus vinos, sino que reconoces el carácter de la gente que los hace y te dejas sorprender por sus reconocibles modos de vida.

Hace unos días la mesa de cata del Aula del Vino pudo visitar el valle del Ródano en un camino que recorrió entre las ciudades de Aviñón y Ampuis.

El valle del Ródano es una zona de viñedos que recorre los cauces del gran río durante casi 200 Km. Desde el sur comenzamos el camino conociendo Chateuneuf du Pape, famoso por sus vinos desde que el papa de la iglesia católica la eligió como sede papal y nutría la bodega con los frutos de sus viñas.



En el viñedo del sur del Ródano las reinas son las Garnacha y la Monastrel, acompañadas de variedades secundarias como la Cinsault. Sus vinos son cálidos y especiados, con fruta roja bien madura.

Desde Aviñon, capital de la zona sur remontamos el río hasta Taín-Hermitage para encontrarnos con Leo, somelier de Maison Chapoutier, una de las bodegas más antiguas y con mayor prestigio de la zona. Un paseo bajo la ladera de Hermitage, en el viñedo de Chapoutier nos bastó para darnos cuenta que habíamos dejado la planicie de cantos rodados del sur y estábamos en las pendientes con lujosos balcones al Ródano de la zona norte de la denominación. Frente a nosotros Saint-Joseph al otro lado del río y bajo nuestros pies Crozes-Hermitage.



En la mesa de cata de Chapoutier comenzaron a desfilar los blancos de Marsanne y Roussanne, de zonas como Condrieu o Hermitage. Blancos potentes, carnosos con cuerpo y complejidad.

En los tintos pronto descubrimos la fruta negra madura de la Syrah, auténtica dama del Ródano que en zonas como St. Joseph o Crozes-Hermitage se muestra más franca y frutal, pero que en Cote-Rotie o Hermitage desarrolla su carácter más elegante, complejo y profundo.

Una zona que podemos calificar como compleja por la diversidad de sus vinos y los diferentes terroir que la definen, difícilmente accesible por el elevado precio de sus mejores vinos entre 50 y 500 euros, pero atrayente y deslumbrante en sus sensaciones.





Si eres de los que disfrutan con una buena botella de vino y se dejan sorprender, date un capricho y festeja la vida abriendo alguno de los tesoros del Valle del Ródano, vivirás un momento único.

© Roberto G. Corona

 

Valora este artículo
(0 votos)