Imprimir esta página

Cámbrico, vino de la sierra

Escrito por  Javier G. Paradelo
Cámbrico, vino de la sierra

Embutida entre Toro, Ribera, Cigales, Rueda y Arribes se encuentra la Denominación de Origen Protegida (DOP) Sierra de Salamanca donde pequeñas bodegas como Viñas del Cámbrico hacen un trabajo excelente a través del cuidado de la tierra y la agricultura sostenible, que dan origen a vinos frescos y minerales con todo el aroma de la serranía.

Viñas Del Cámbrico se encuentra ubicada en medio de un bosque de encinas en el pueblo de Villanueva del Conde, bodega cuyo nombre hace referencia a la era geológica en la que se formaron las rocas que dan sustento a infinidad de pequeñas parcelas, cultivadas en terrazas graíticas o pizarrosas.

Allí nos encontramos con el empresario Fernando Maíllo, donde junto a su equipo de trabajo elabora desde 2003 una gama de vinos muy interesantes basados en la agricultura ecológica y en la recuperación de variedades autóctona como la Rufete (uva tinta, con racimos muy pequeños, la piel bastante final, con muy buen cuerpo y con unos aromas y colores muy característicos), la Calabrés (un clon de Garnacha) y la Aragonés (clon del Tempranillo).

Sus vinos comparten algunas características como el gran trabajo en viña previo a la vendimia manual en pequeños recipientes —se entiende dada la pendiente de algunas fincas—, así como la fermentación en depósitos de acero con levaduras autóctonas y todos los movimientos del mosto y del vino por gravedad.

Ello se traduce en un vino mineral cargado de aromas serranos en el caso del Viñas del Cámbrico, que se transforman en intensos sabores a frutos rojos en el caso del 575 Uvas, elaborado mezcla de rufete, tempranillo de vilas viejas y calabrés.
La gama más alta de vinos de la bodega está reoresentada por los monovarietales Cambrico Rufete, Cámbrico Tempranillo y Cámbrico Calabrés, procedentes de viñas de entre 80 y 110 años, y que han sido criados en barricas más de 24 mese.

Y en un descanso de la visita a las escarpadas laderas de la sierra donde se encuentran las pequeñas fincas charlamos con Fernando Maíllo. Y esto fue lo que nos contó.

© Javier G. Paradelo

 

Valora este artículo
(0 votos)