Imprimir esta página

Piraat, la cerveza de los piratas

Escrito por  Fernando Terán
Piraat, la cerveza de los piratas

La última cerveza artesana que ha pasado por la mesa de cata del Aula del Vino fue esta ale belga de nombre Piraat, cuya receta trata de imitar a la de las cervezas que tiempos atrás tomaban los auténticos piratas.

La Piraat tiene una espuma blanca y cremosa aunque poco persistente, es de color amarillo oscurecido, casi un ocre con caída hacía tonos marrones y naranjas. El carbónico está presente entre su apariencia velada, oscura y enturbiada.

Los aromas primarios en la nariz se reparten entre los que apuntan hacia el lúpulo y los que lo hacen hacia el cereal y la malta. En distinto plano pero no menos apreciables hay olores a fruta blanca, pera, manzana y a cítricos, mandarina y naranja, quizá procedentes de algunos esteres y la fermentación. Junto a todos estos aromas también está presente el alcohol.

En la boca su arranque es engañoso, comienza siendo dulce para terminar siendo amarga. De cuerpo untuoso, alcanza el equilibrio entre el dulzor de la malta y el amargor del lúpulo y ofrece un recuerdo duradero e intenso en el que perduran los matices alcohólicos.

Imagino que aquellas cervezas para piratas además de ser muy nutritivas, soportaban bien los largos viajes y que podían servir para elevar la moral de la tripulación, cosas que esta Piraat también cumple.

Fernando Terán
© Catador de Cervezas

 

Valora este artículo
(1 Voto)